A la terraza llega…

No importa quién, cómo ni dónde. Tampoco importa qué. Disfruto mucho escuchar y ver que la gente se divierte, se ríe, baila y canta. Unos eligen solo lo que les gusta, otros lo eligen todo. El silencio, el ruido, la soledad o la multitud. La razón es lo menos importante porque a veces es justo lo único que no hay, una razón. “A pesar de todo” se dice.

Y no, el ser humano no olvida, no se acobarda, no se conforma. Su naturaleza le impide obsesionarse con lo que no puede solucionar, cambiar o desaparecer. Será una defensa que lo protege de morir intentando lo imposible. La gente vive, se reúne y cuenta, o no cuenta nada y solo decide que el momento no sirve para nada más que divertirse.

En el mundo no hay nacos, no hay fresitas, ni batos o príncipes o reinas. Mentira que los pobres o los ricos se divierten diferente, al final, todos bailan, todos se abrazan, se quieren y se sonríen unos a otros. Todos se emborrachan y por supuesto a todos les pega la cruda. El mundo se llena de gente que posee ese instinto de protección para no detenerse solo porque algo está mal.

Que si la corrida de toros, que si el servicio dominical, que si el partido de futbol, una fiesta inesperada, una velada cultural, una película en la tele con todo y anuncios, la novela, la pelea de box grabada o, el concierto de Julión Alvarez.

Desde la terraza lo escuché todo, llenaban las luces la oscuridad de la noche, los gritos emocionados de una mayoría de mujeres y la voz desafinada de Julión. Si reconocí algunas de las canciones  (En el transporte público se conocen estas cosas) y acaban gustándome algunas. Imaginar a la gente en el concierto, llenando la plaza monumental e invadiendo el ambiente de pura gente alegre.

Así he visto en muchos lugares aplausos acompañados de sonrisa y emociones dedicados a aquellos que se atreven, lo hagan bien o mal, atreverse merece el aplauso.  Y mi aplauso solitario le llega a cada uno de esos que eligen simplemente pasar un buen rato.

A mí me gusta la gente toda porque, sin importar qué hagan, cada uno tiene algo especial. L.Ruiz 2015

 

Grandezas

El Astro Sol no se inventó grande a sí mismo para presumirse cada atardecer, la inmensidad del mar no se extendió para amedrantar. El reflejo incandescente no se pinta en las olas para fascinar. La lejanía del horizonte no está para suponer un final. La magnitud del tiempo y el espacio desde la playa, la grandeza de las maravillas no existen para empequeñecer a nadie.

Playas de Tijuana                                                         No somos un grano de arena en el mundo, solo nos lo han hecho creer así.

Todos ellos, los gigantes sin voz, son el reflejo y la muestra de lo que cada ser humano puede llegar a ser.  Tan grande, tan inmenso, tan incandescente y tan maravilloso como decida vivir. Es el reflejo del ser humano en el sol de media tarde. L.Ruiz 2015

Travesuras

Me puse a rayar todas las paredes, con lápices tracé las líneas de tu sonrisa usando los colores de tu voz.

paredes-con-crayola

Rellené las fisuras de tu boca con montoncitos de recuerdo. Subrayé el borde de tus labios con un pincel, le borré la tristeza a la comisura con saliva en mi dedo índice.

Desaparecí la punta y el borrador de cada lápiz, tuve que abandonar el bosquejo en la pared, corrí a esconderme detrás de la puerta

¡Las paredes no se rayan niña! –escuché- y con agua y jabón tuve que hacerte desaparecer. L.Ruiz 2015

Ahora no

No me hagas enojar que está lloviendo
no me quiero distraer de la lluvia
Espérate al verano, en verano puedo contestar colores y luces
en invierno lloro y guardo el silencio nublado
o contesto palabras de acento mermado
L.Ruiz 2015

El bullicio descansa

Las ballenas visitan las costas buscando o huyendo de algo y mueren solas
los canguros, en su intento por encontrar comida,
aprenden a lidiar con los automóviles
son perseguidos como plaga y mueren lejos de casa
los cocodrilos, buscando causes limpios de agua
nadan en las piscinas de la gran urbe, y mueren sin saber porqué
al agua busca su cuna en caminos de cemento
el ganado muere en su intento por perseguirla
El sol arde secando lagos y lagunas
el concreto se erige invadiendo la propiedad privada del agua
los océanos se endulzan y saturados de desechos
escupen olas tragándose pedazos de tierra
Las montañas son revestidas de cemento y plástico
las veredas se inundan de basura
La naturaleza se protege de los hombres y el hombre
se defiende de la razón para no pensar
que la evolución está siendo revertida, transformada, poco a poco eliminada
Volveremos todos a ser animales y la naturaleza tomará posesión de su casa
¿Quién se convertirá en qué? ¿Qué se convertirá en quién?
¿Nos llenaremos acaso de escamas
y las piernas y los brazos se unirán de nuevo con membranas?
habrá que respirar el oxigeno del agua
nunca más el aire que una vez contaminado no servía de nada
toda una transformación en un intento por conseguir alimento
si es que no somos devorados por tiburones
antes que ellos aprendan a respirar el aire
y se separen sus membranas y se sequen sus pieles
habrán de aprender a caminar
y vuelta a empezar el ciclo de una evolución que no termina
porque el fin del mundo no existe para todos juntos
cada quien se busca el propio de la mejor o la peor manera, según.
L.Ruiz 2015

Entre querer morir y vivir mil veces

Cuando yo muera, que no haya una tumba para yacer, que mis cenizas vayan al mar, al aire, a la libertad. Que no se llore mi partida, que se goce mi adiós,
Es solo otra etapa, otro tiempo, otra vida, siempre lo quise, siempre lo deseé
Porque tuve la oportunidad de caminar, de dejar huellas

La vida me dio momentos y tiempos duros, difíciles, me puso caminos en diferentes direcciones, me dio penas, sinsabores, dolores, rechazos, oscuridad,
Puso muchas lágrimas en mis ojos, dolor en mi corazón, en mi cuerpo y en mi piel. Y así siguió dándome la oportunidad de secar mis lágrimas, de voltear a la luz. Me puso a prueba muchas veces.

Me dio una familia que dejé ir, que me dejó ir, que me defraudó, a quien defraudé gente de quien no escuché nunca un perdón, un te quiero.
Rechazos que acepté sin entender, reproches que guardé conmigo para siempre, palabras que retumbaron en mi mente y que hicieron a mi alma llorar.
Quise morir otra vez, quise morir mil veces, pero Dios me dijo: vive otra vez, vive mil veces.

Me quitó pilares importantes en mi vida a los que nunca supe decir adiós.
A quienes siempre lloré, en quienes siempre me apoyé, quise morir con ellos, quise morir otra vez. Pero la vida me exigía: vive, vive otra vez.

Mi camino tuvo mucho de todo, gente buena, mala, amor y desamor, búsquedas y pérdidas.
Siempre quise huir, siempre quise morir, siempre quise no existir. Pero la amargura nunca se apoderó de mí, lo peor que tuve y que encontré en mi camino solo pasó, no lo hice mío. Mi vida fue muy rica y estuve siempre orgullosa de ella, siempre a pesar de todo.

No todos tomamos cada camino, ni abrimos todas las puertas, yo supe abrir todas y cada una de ellas y tomé cada camino sin atajos,
Quizá digan que de bienes materiales no tengo nada, y por eso podría ser juzgada como un fracaso, que nunca acumulé bienes para heredar
La riqueza, la economía, las finanzas, nunca han sido mi mejor triunfo aunque lo intenté, nunca han sido mi mayor meta, nunca mi ambición.

Entre querer morir y seguir viviendo entendí y adopté para mí lo más simple,
lo más bello, lo mejor. Qué bien que no morí cuando quise, habría dejado solo unos cuantos años de vida sin huella, sin historia, sin orgullo

Que bien que la vida me dijo: Vive mil veces, porque mil veces viví.
Deje morir momentos, etapas, ciclos, gente, lugares,
Y viví otra vez. La vida siempre tuvo razón:
Pedí morir mil veces y mil veces me permitió vivir.

Y tú ¿cuántas de cien?

Las relaciones humanas se etiquetan como complicadas en general, algunas veces se ha dicho que no lo son tanto, mientras que se sepa llegar a puntos de equilibro y balances específicos. Puede que sean complicadas siempre, o solo con algunas personas. Puede ser que nunca resulten difíciles.
Habrá que estudiar la capacidad de “huida” que tenga cada ser humano para desistir de la problemática humana, o bien, de la capacidad de tolerancia que se tenga para persistir en ella. Nunca sabremos con certeza en donde radica la base de una buena relación.

Las hay de todo tipo, en todo momento y en cualquier situación, “somos parte de una sociedad” se escucha tantas veces, no entendiéndolo suficiente. ¿Por qué pertenecer a ella si no me gusta? se pregunta otras tantas, por supuesto con la respuesta correcta de siempre: Porqué sí y ya.

Entre otras tantas atrocidades de la mente. Se sabe, que si no simpatiza del todo tener una relación forzosa con las niñas y niños, hijos de los parientes; con las primas y compañeras de escuela, seguramente a ellos y ellas tampoco les simpatiza la nuestra. Todo es de ida y vuelta. Sin pensar que se es mejor que nadie. En el entendimiento de que si parecían desagradables ésas compañías, seguramente a ellos les resultaba igualmente desagradable.

Los primeros años, es cierto, todas las relaciones que el ser humano conoce, son forzadas, impuestas, todas las amistades y la familia son un hecho. Muchas de ellas son con relación a las que el adulto ya eligió y por añadidura son las que le tocan al niño. Pasan muchos años, hasta que se decide cuales de las relaciones infantiles se conservan, y quienes de la familia se hacen parte de un propio circulo. Quienes forman y formarán el entorno propio.

Pocas veces se rechaza con conciencia, una relación obligada en los primeros años de ser humano en sociedad, pocas veces se le acepta que un niño no quiera una relación con los hijos de los amigos de los padres, y nunca se le permite, decidir con cuales de los primos se siente más cómodo.
En conclusión, como parte de un patrón de conducta dentro de una comunidad, se nos obliga a ser y a estar con quien consiente o inconscientemente no se quiere estar y compartir. Es un poco como: Esto es lo que te toca, te lo quedas y punto. La decisión de no estar, pocas veces, o nunca es admitida.

Tampoco se le informa al ser humano algo tan simple como: cuando seas adulto podrás decidir. Simplemente cuando se es adulto se decide, aunque siempre con la consigna interior de: si estará bien para los demás. Y la obligación permanente de mantener siempre, una buena relación con la familia; y aquí, menos de las veces se es capaz de limitar, desistir, alejarse o simplemente dejar de comunicarse con algún miembro de ésa familia no elegida.

No se tiene permiso de decidir de una manera amigable y sana, el simple hecho de cortar relaciones familiares sin existir mayores razones que una incompatibilidad de caracteres, o una impresionante similitud de ellos que no permiten una sana comunicación. Normalmente está visto que cuando las uniones familiares se fragmentan, es porque existió un evento o situación extrema que los obliga a romper toda relación. Sin embargo, estos rompimientos, no son sino el pretexto necesario para limitar contacto.

Entonces llega un sentimiento de liberación/culpabilidad. Resulta agradable no tener el compromiso de hablarle de nuevo a esa o esas personas, pero el sentimiento de culpa por no cumplir con los preceptos sociales y familiares opaca la sensación de liberación.
Son conmociones no reveladas en el desarrollo temprano del ser humano que de adulto se convierten en inexactitudes emocionales.
Entre la A y la Z que se aprende, entre el 1 y el 9, entre el blanco y negro, entre el circulo al cuadrado, existen infinidad de combinaciones, resultados, exactitudes, diferencias.
Entre la relación padre-hijo, hermanos-hermanas, tíos-sobrinos, abuelos-nietos, primos-hermanos, etc. Existe una cantidad mayor aun de matices y combinaciones que no se permite conocer abierta y sanamente, simplemente son, y son obligatorias.

Dentro de los orígenes del conocimiento como disciplina filosófica, se mencionan los tres niveles estudiados y practicados, mismos que no forman parte de la educación académica o social, simple y llanamente se tienen y se experimentan sin tener la certeza de lo que se está viviendo, es decir el ser humano actúa por medio del instinto y percibe y conoce solo por el hecho de existir, crecer y madurar.

El conocimiento sensible, conceptual y holístico. Estos tres niveles son parte del ser humano, como lo son los órganos, extremidades, etc.
El ser humano puede captar un objeto en tres diferentes niveles, sensible, conceptual y holístico. El conocimiento sensible consiste en captar un objeto por medio de los sentidos; tal es el caso de las imágenes captadas por medio de la vista. Gracias a ella podemos almacenar en nuestra mente las imágenes de las cosas, con color, figura y dimensiones. Los ojos y los oídos son los principales sentidos utilizados por el ser humano. Los animales han desarrollado poderosamente el olfato y el tacto.
En segundo lugar, tenemos el conocimiento conceptual, que consiste en representaciones invisibles, inmateriales, pero universales y esenciales. La principal diferencia entre el nivel sensible y el conceptual reside en la singularidad y universalidad que caracteriza, respectivamente, a estos dos tipos de conocimiento. El conocimiento sensible es singular y el conceptual universal. Por ejemplo, puedo ver y mantener la imagen de mi padre; esto es conocimiento sensible, singular. Pero además, puedo tener el concepto de padre, que abarca a todos los padres; es universal. El concepto de padre ya no tiene color o dimensiones; es abstracto. La imagen de padre es singular, y representa a una persona con dimensiones y figura concretas. En cambio el concepto de padre es universal (padre es el ser que da vida a otro ser). La imagen de padre sólo se aplica al que tengo en frente. En cambio, el concepto de padre se aplica a todos los padres. Por esto decimos que la imagen es singular y el concepto es universal.
En tercer lugar tenemos el conocimiento holístico (también llamado intuitivo, con el riesgo de muchas confusiones, dado que la palabra intuición se ha utilizado hasta para hablar de premoniciones y corazonadas). En este nivel tampoco hay colores, dimensiones ni estructuras universales como es el caso del conocimiento conceptual. Intuir un objeto significa captarlo dentro de un amplio contexto, como elemento de una totalidad, sin estructuras ni límites definidos con claridad. La palabra holístico se refiere a esta totalidad percibida en el momento de la intuición (holos significa totalidad en griego). La principal diferencia entre el conocimiento holístico y conceptual reside en las estructuras. El primero carece de estructuras, o por lo menos, tiende a prescindir de ellas. El concepto, en cambio, es un conocimiento estructurado. Debido a esto, lo percibido a nivel intuitivo no se puede definir, (definir es delimitar), se capta como un elemento de una totalidad, se tiene una vivencia de una presencia, pero sin poder expresarla adecuadamente. Aquí está también la raíz de la dificultad para dar ejemplos concretos de este conocimiento Intuir un valor, por ejemplo, es tener la vivencia o presencia de ese valor y apreciarlo como tal, pero con una escasa probabilidad de poder expresarla y comunicarla a los demás.
Como pensamiento filosófico es comprensible que el ser humano tenga y deba conocerse y conocer el entorno en el que elige vivir. Así como las personas que incluirá en su diario vivir. Dentro de las elecciones que deberá hacer, se encuentra el estigmatizado concepto de ‘la media naranja’ y la elección de la pareja perfecta que lo acompañe el resto de su vida. Sabiendo que ninguno de estos dos conceptos existe como tal, aunque si como la frase hecha y deshecha a lo largo de la historia de la humanidad.
Dentro de las posibilidades de elección, existe la posibilidad del conocimiento. Conocer a la otra persona, a las otras personas, muchas situaciones e infinidad de variaciones en los comportamientos durante las etapas del conocimiento. La razón y experiencia son la causa del conocimiento.
El dogmatismo, el escepticismo, el subjetivismo y relativismo, el pragmatismo, el criticismo.
1.- El dogmatismo.
Para él, resulta comprensible el que el sujeto, la conciencia cognoscente, aprehenda su objeto, esta actitud se fundamenta en una confianza total en la razón humana, confianza que aún no es debilitada por la duda.
El dogmatismo supone absolutamente la posibilidad y realidad del contacto entre el sujeto y el objeto.
Para Kant el dogmatismo es la actitud de quien estudia la metafísica sin haber determinado con anterioridad cuál es la capacidad de la razón humana para tal estudio.
2.-El escepticismo.
El dogmatismo frecuentemente se transforma en su opuesto, en el escepticismo. Mientras que el dogmatismo considera que la posibilidad de un contacto entre el sujeto y el objeto es comprensible en sí misma, el escepticismo niega tal posibilidad. El sujeto no puede aprehender al objeto, afirma el escepticismo. Por tanto, el conocimiento, considerado como la aprehensión real de un objeto, es imposible. Según esto, no podemos externar ningún juicio, y debemos abstenernos totalmente de juzgar.
Mientras que el dogmatismo en cierta forma ignora al sujeto, el escepticismo desconoce al objeto.
El escepticismo se puede hallar, principalmente, en la antigüedad. Su fundador fue Pirrón de Elis (360 a 270 ) . El afirma que no puede lograrse un contacto entre el sujeto y el objeto. La conciencia y cognoscente esta imposibilitada para aprehender su objeto.
3.- El subjetivismo y el relativismo.
El escepticismo sostiene que no hay verdad alguna. El subjetivismo y el relativismo no son tan radicales. Con ellos se afirma que si existe una verdad; sin embargo, tal verdad tiene una validez limitada. El subjetivismo, como su nombre lo indica, limita la validez de la verdad al sujeto que conoce y juzga. El relativismo afirma que no existe alguna verdad, alguna verdad absolutamente universal.
El subjetivismo y el relativismo son análogos, en su contenido, al escepticismo. En efecto, ambos niegan la verdad; no en forma directa como el escepticismo, pero sí en forma indirecta al dudar de su validez universal.
4.- El pragmatismo.
El escepticismo presenta una actitud esencialmente negativa. Formula la negación de la posibilidad del conocimiento. El escepticismo adquiere un cariz positivo en el pragmatismo moderno. El pragmatismo, al igual que el escepticismo, desecha el concepto de la verdad considerado como concordancia.
El pragmatismo cambia el concepto de la verdad en cuanto que es originado por una peculiar concepción de lo que es el ser humano. Dentro de tal concepción el hombre no es primordialmente un ser especulativo y pensante, sino un ser práctico, un ser volitivo.
5.- El criticismo.
Existe una tercera postura que resolvería la antítesis en una síntesis. Esta postura intermedia entre el dogmatismo y el escepticismo recibe el nombre de criticismo. Al igual que el dogmatismo, el criticismo admite una confianza fundamental en la razón humana. El criticismo está convencido de que es posible el conocimiento de que existe la verdad. Pero mientras que tal confianza conduce al dogmatismo, a la aceptación candorosa, para decirlo en alguna forma, de todas las aseveraciones de la razón humana y al no fijar límites al poder del conocimiento, el criticismo pone, junto a la confianza general en el conocimiento humano, una desconfianza hacia cada conocimiento particular, acercándose al escepticismo por esto.
El criticismo examina todas y cada una de las aseveraciones de la razón humana y nada acepta con indiferencia.

Toda relación de pareja inicia con un importante número 1 uno, principal y único “el gusto”, que generaliza el todo visible, el todo escuchable, el todo auditivo.

El todo visible contempla, modos, movimientos, voz risa, sonrisa, mirada.
El todo escuchable encierra las palabras, frases, murmullos, respiración, tono de voz, timbre, pasos.
El todo audible alcanza el sonido de la respiración.

El todo respirable abraca el aroma de la respiración, el olor de la ropa, el humor corporal, los aromas repartidos del cabello y la piel.

De un importante número uno, llamado “gusto” se disparan lentamente el 2, 3, 4, y los tantos que se descubren en el momento a momento, en el día a día.

Suponiendo que debamos tener un límite obligatorio de cien (100) y enumerando cada uno por separado los gustos de la lista a completarse:

1- Gusto general
2- Mirada
3- Gesto en la sonrisa
4- sonrisa amplia
5- ojos expresivos
6- forma de caminar
7- forma de sentarse
8- seguridad al hablar
9- presencia profesional
10- presencia personal
11- convivencia en el entorno del otro
12- actitud de protección
13- actitud caballerosa\femenina
14- arreglo personal
15- puntualidad en citas
16- elección de lugares de paseo
17- detallista en tiempos\fechas\regalos
18- cumplimiento de planes
19- diversión sana con amigos mutuos
20- atención individual en lugares públicos

Suponiendo que este número siguiente marcara una segunda etapa, y que el tiempo en la relación ha llevado a pensar que se formaliza la relación:

21- Compromiso con la otra familia
22- convivencia en reuniones familiares
23- comportamientos en familia
24- sin cambios en salidas de pareja
25- crecimiento profesional
26- actitud con compañeros de trabajo
27- actitud con compañeras de trabajo
28- romanticismo en la vida diaria
29- cariñoso/a en cualquier momento
30- generosidad (económica)
31- apoyo personal
32- apoyo profesional
33- buen consejero/a
34- comprensivo/a
35- entendimiento
36- comunicación personal
37- escucha/mira a los ojos
38- comparte emociones
39- comparte sentimientos
40- seriedad

Del número siguiente en adelante, la etapa de relación cambia al plano sexual

41- Sensualidad
42- atención a las necesidades del otro
43- iniciativa
44- creatividad
45- frecuencia en las relaciones sexuales
46- romance y sexualidad
47- comunicación
48- transmite sensaciones
49- besos
50- miradas en publico
51- vida profesional y personal
52- combinación de proyectos
53- metas a corto plazo
54- sueños por alcanzar
55- sueños mutuos
56- metas compartidas
57- compromisos cumplidos
58- acuerdos personales
59- acuerdos mutuos
60- apoyo a las metas del otro
61- comprensión en fallas
62- comunicación profesional
63- tolerancia a las lagrimas del otro
64- tolerancia al mal humor del otro
65- capacidad de entendimiento
66- tolerancia al mal humor personal
67- apoyo económico
68- constancia en el desarrollo de planes
69- compromiso de unión (libre, matrimonio)
70- comunicación acerca de una vida en común (casa, hijos, familia propia)

De éste número en adelante se completa la lista de cien, considerando que la pareja ha decidido vivir en el mismo sitio.

71- Los planes inmediatos para la celebración de la unión; boda, fiesta, y todos los etcéteras que se te antojen.
(Todo esto conlleva a una serie de desacuerdos que pronto pasaran a segundo término, solamente que es importante considerar los niveles de tolerancia y la capacidad para ceder)

72- capacidad para compartir espacios
73- capacidad de respeto a la individualidad del otro
74- capacidad para servir
75- frecuencia sexual
76- frecuencia de salidas
77- compatibilidad de actividades
78- vida social externa
79- vida social en casa
80- amigos mutuos e individuales
81- apoyo profesional
82- apoyo en labores del hogar
83- comprensión en malos ratos
84- romance en casa
85- vida social individual
86- apoyo en enfermedades
87- convivencia con familias
88- solvencia de problemas financieros
89- arreglo y decoración de la casa
90- compra de bienes
91- acuerdos en la planeación de hijos
92- educación
93- tiempo familiar
94- tiempo de pareja
95- acuerdos con los hijos
96- relación de cada uno con los hijos
97- respeto a la educación de los hijos
98- crecimiento individual
99- crecimiento de pareja
100- comunicación

Pasados los años, si observamos en retrospectiva y comenzáramos del cien al uno. Veremos que el numero uno ha cambiado en su totalidad, puede ser también que uno o muchos de los puntos hayan desaparecido y se hayan quedado en el camino sin darnos cuenta.

Cuando alguno de los primero diez puntos, parecen no existir en la lista, y ésta se reduce a ochenta, aparece otra lista nada agradable de quejas y reclamos que poco a poco van mermando la comunicación armónica. (No hablaremos de éste montón de quejas, ya es bien sabido y no es necesario cercenar el contenido)

Por decir una cuantas y encerrando en dos o tres de ellas, unas de las más impacientes por entrar en la relación. La rutina y la monotonía, que estas traen consigo esa lista a la que me refiero, la de quejas, reclamos y reproches.

Aparecen dudas, los fantasmas, las ideas paranoicas de la existencia de otro/a, la posibilidad de ser engañado, traicionado. Pareciera que nuestra fabulosa lista de cien, está desapareciendo.

Si nos instalamos en la nueva inserción de cosas, casos y momentos ficticios que nuestra mente crea, este número fácilmente podría crecer de cero a cien en dos minutos (hablado, no escrito)

Si la relación ha llegado a su punto límite obligatorio de cien y la comunicación armónica aparece dentro y fuera de casa y del interior al exterior de cada uno, es señal de que se supo caminar de uno a uno, paso a paso cubriendo el requisito y así, tener una vida apacible, armoniosa y llena de palabras que decir y mucho silencios que no hará falta descifrar.
Hasta aquí, y del cien al uno, se puede entonces, repasar, recordar, atesorar y decidir crear una nueva lista e iniciar la creación de nuevos recuerdos y nuevos sueños. De viejos, quedara una amistad, muchas sonrisas, miles de recuerdos.

La parte insípida de éste camino, llega cuando en el numero 41, (sin intención alguna o alusión a las leyendas que se relacionan con este número) alguno de los dos decidió no comunicarse con honestidad. Cuando las suposiciones de lo que el otro es, o ya no es, de lo que hacía y dejo de hacer, de lo que piensa y deja de pensar. Además de una lista más extensa aparece de manera individual y secreta en la mente de cada uno: la lista de justificaciones; es que…, lo que pasa es…, no es mi culpa…, es mi culpa todo el tiempo…,) Todo esto deja de ser comunicado al otro, aunado a todo esto, nos atrevemos a atiborrar el pensamiento con más absurdos, con frases hechas recogidas al azar y escuchadas por otro par de aburridos: …si te digo, te vas a enojar…, para qué preguntas si ya sabes…, es que no me escucha…, no tengo nada, déjame en paz…, siempre estas cansado…, antes me decías, antes me lo hacías, antes, antes, antes…

Y dejamos pasar el tiempo dedicándonos a lo otro, lo que sea, muy importante o no y logramos evadir la necesidad de hablar, de expresar lo que se siente, las faltantes, los huecos que se han ido creando sin querer. Dejando así que la conformidad y la comodidad sean entonces el numero uno y dos absolutos en la relación.
El otro/la otra se instala en momentos vulnerables, pasando de ser esporádicos hasta convertirse en estado de ánimo regular. Las sonrisas de otros y otras se hacen importantes en las vidas de los dos. Las palabras de los otros y otras, las inteligencias, desarrollos conocimientos de los otros y otras provocan que cada uno se vaya sintiendo mas y mas vacío.

No siempre se trata de ser infiel físicamente, no la mayoría de las veces se es engañada/o con intención precisa de lastimar al otro. Se trata de despertarse uno mismo, de saberse contento, de saberse vivo, alegre, jovial. Y no todas las veces se busca otro/a para tener una noche o un rato de sexo arrebatado porque la vuelta a la realidad puede no ser lo más agradable.

La verdadera infidelidad es encontrar fuera de la pareja, a un interlocutor, quien escuche y a quien escucharle novedades que provoquen risas espontaneas y que haga latir el corazón y las vísceras solo por el hecho de tener un timbre de voz distinto o un vocabulario diferente.

¿Sera por eso que se gusta tanto de la televisión? ¿De los noticieros y las novelas? ¿De los periódicos y los libros? ¿Para huir en cierta forma de un mundo de monotonía en que siempre se escucha lo mismo?

Hablando de televisión (sin mencionar con extensión el absurdo y la mediocridad) los comerciales, no se cambia el canal por el comercial en sí, se cambia porque el tono de voz es el mismo, el producto, los beneficios, la marca, el color…es lo mismo, es un: ya lo vi…, ya me la sé…, no me interesa…, (sin tomar en cuenta el costo de la mercadotecnia) si el anunciante ofreciera el mismo producto con diferentes opciones de audio, de lenguaje, de colores, de oferta, posiblemente serian más vistos y no se cambiaría de canal en cada corte.
En esto se convertirán las pláticas diarias, en comerciales aburridos, por eso será que se cambia el canal: ya sé…, no me interesa… Es un poco de: buenos días, otra vez lo mismo, bla, bla, bla. tan, tan, buenas noches.
No se ofrecen soluciones en estas letras, al menos, dentro de lo estudiado a nivel filosófico, psicológico, intelectual, estructurado, no existen soluciones efectivas para una larga y pacifica relación de pareja. Eso, como todo aspecto de la vida, depende total y absolutamente de cada uno.
Hasta ahora se ha leído un poco…Continúa….

Házte a un lado que voy pasando

Sarcástico pensamiento latente de rebelión para no ser como se dicta, no obedecer
no seguir, no volver, no imitar. Cínica yo, hago mofa de princesas rosas y príncipes azules de numeritos falsos, de ratones que comen dientes y muertos que jalan las patas en noches solitarias.

Me río, me río y me río y que me señalen que me huyan y que se pregunten porqué.

Soy demonio de lengua morada que recorre caminos jamás pisados, un demonio que araña y rasga fantasías de auras invisibles; uno que pisa fuerte empuñando navajas de realidad cortando el aire y de tajo las ignorancias, escupiendo llamas que queman absurdos. Grito y abrazo verdades, cuestiono religiones, leyes y sistemas.

Cínica me vuelvo y no reparo en romper falsedades, irreverente paso y ¡que me vean! Sea yo, pues, su comentario del día. ¡He dicho y todos a chingar a su madre! L.Ruiz 2010.

Pensándolo bien…

Quiero comprar las cosas que brillan, las que son huecas, las blancas, también las azules y además los dulces. Voy a comprar la tarjeta esa que tiene las luces amarillas de la calle. Voy a comprar el dos por uno en las plaquitas de cobre, un vaso o una taza, un llavero.
Tienen unas campanitas de plata, que son de albaca, brillan igual. Una cucharita con un tallado de la catedral. Un encendedor con un dibujito rojo.
Un caballito para tequila y un platito para no se qué. Voy a comer un helado de mamey para que mi mente vuele lejos.
Después uno de zapote porque de esos no hay en donde sea, éste mucho rato después para que no se lleve el otro sabor. Un montón de postales de las viejas, que están amarillosas y otras que son color sepia, a lo mejor con señores que no conozco y que me recuerdan a mi abuelo, al que no conocí.
Un paquete de papel picado, con la misma figura toda, anaranjado y amarillo, pienso en adornar una mesa cualquiera. El florero de barro con figuras de alguien y de nadie de muchos colores.
Unos alcatraces de colores vivos y exagerados, que no combinen entre si. Busco charamuscas, parecen feas ahora, saben peor aun, a piloncillo viejo
Un trompo y un balero.
Unas tablitas que se desdoblan no sé como, unidas por un listón, suben y bajan. Una caja de madera cruda, de la que sale una serpiente con un clavo como lengua y que pica los dedos cuando se abre.
Una campanita de cobre blanco y rojo que suena suavecito, tilín, tilín. Voy a caminar otras cuadras, voy a pasar mis dedos por las paredes de cantera rosa. No voy a hablar, no voy a pensar, voy a sentir que la calle es de esponjas. Voy en silencio entre los ruidos y ruidosa yo entre el silencio.
Pensándolo bien…y con este ruido y este silencio incongruente, me detengo a ver que…de nada servirán mis compras absurdas. Que nada de eso quiero, ya los imaginé a todos en un cajón cualquiera de cualquier mueble empolvado. Sé ya, que ni las plaquitas de cobre las voy a colgar y que jamás exhibiré mi florero escandaloso cargando los alcatraces que se decolorarán a la primera luz de sol.
Que a donde voy, nada de lo que presuma será suficiente para que lo vivan los de allá. Las tablitas esas de madera que se desdoblan acabarán en la basura un día después de la limpieza.
Nadie tomará la charanda en el caballito ese de vidrio. Y la cucharita con la catedral jamás será usada. Si lo pienso mejor…Quiero doblar ésta calle por la que ando y meterla en mi morral con todo lo que hay en ella, cuando regrese a ese, mi lugar, la desdoblaré igual que las tablitas y caminaré por ella una y otra vez con los demás, con los que no conocen lo que me hace mover el alma, los llevaré detrás y enfrente de mí, caminarán por la calle, y rozaran sus dedos sobre la cantera, igual que yo. Compro solo la campanita y la calle no la pude acomodar en el morral.
Regreso con la imaginación cargada y soñando que los míos, que los demás no saben lo que pasa dentro de mi cuando recorro esta y todas las calles. Será, como muchas otras cosas, algo solo mío, que comparto con nadie, porque nadie sabe de Morelia y las cosas que me dice cuando estoy cerca de ahí.
Y Pensándolo aun mejor…me quedo con mi recuerdo, con el sabor de la nieve de mamey y zapote, con mi memoria, con mi campanita de cobre que suena suavecito tilín, tilín… y con mi Calle Real en el corazón. L.Ruiz. De. No veo, no siento, no soy (2010)

A quien NO corresponda

A quien NO corresponda:

O no acabo de entender, o no sé utilizar el buscador, o el portal del Instituto Federal de Acceso a la Información ifai.gob.mx tiene la finalidad de que los datos requeridos, sean sencillamente imposibles de encontrar o decididamente las Instituciones no quieren publicar sus datos.
Después de la pugna por el presupuesto a la Cultura, y en la que muchos mexicanos se sintieron ofendidos por el recorte para el ejercicio 2014. Me doy a la tarea de ir, paso a paso físicamente a preguntar qué hacen, cómo hacen y en qué se ocupan ellos, los servidores públicos. En el territorio que le corresponde a mi persona, Tijuana y entre puertas cerradas. Personal “muy ocupado” o el bien conocido “date una vuelta más tarde” decidí ingresar al portal mencionado, sin información, igual que en las oficinas seguramente “muy ocupados” y por supuesto y para no variar “sin presupuesto para nada”
“El Presupuesto Público Federal para la FUNCIÓN RECREACIÓN, CULTURA Y OTRAS MANIFESTACIONES SOCIALES, 2013-2014 es de: 18 mil 347 millones de pesos segúnhttp://www.jornada.unam.mx/ultimas/2013/11/19/presupuesto-2014-para-cultura-aumenta-3-4-mas-de-600-millones-shcp-2763.html de $ 18,676 millones de pesos segúnwww.milenio.com/politica/Comparando-presupuesto-Ejecutivo-reducciones-cuestiones_5_187831227.html entre muchas otras publicaciones que hablan de la reducción en porcentajes y ninguna con una cantidad exacta, que lo anterior resulta irrelevante, lo que confiere a mis intereses como ciudadana, artista y emprendedora social es saber en qué se utilizarán los fondos a niveles municipales o estatales. Las experiencias de los artistas en general, evocan más a un trabajo gratuito que más parecería un pasatiempo por el que nadie quisiera pagar. Esto compromete al artista a laborar en otro entorno quitándole la posibilidad de crear con más regularidad. ¿Que bajaron el presupuesto? ¡Qué bien!
Muy desagradable resulta ver:
· Festivales. La mayor parte del presupuesto para estos desperdicios, se va en la renta de carpas, mesas, sillas y accesorios de los módulos. Visitados por las comunidades para ir a ganar los aparatos que se rifan, por un corte de pelo gratis, porque los llevaron bajo alguna promesa. Además de promover la obesidad con venta de cualquier tipo de comidas chatarras o las llamadas “gourmet” que para el caso da lo mismo. Todo menos un festival de artes culturales. En donde las evidencias que se buscan son solo la fotografía con la multitud y detrás, por supuesto las mantas y letreros que solo son para una vez y después quedan embodegadas para que la siguiente administración las critique y las deseche. (Si al menos las regalaran a la gente que necesita cubrir sus casas durante la temporada de lluvia)

· Programas. Llenos de requisitos en algunos casos imposibles de cubrir para los artistas interesados porque hace falta tiempo, porque se tiene que ausentar de su trabajo alterno, porque la economía del artista no alcanza para cubrir a veces, ni el transporte o sus alimentos. Cuando los programas los llevan a cabo las instituciones culturales no hay resultados efectivos para la población ni directa ni indirectamente. Se cubre el programa en tiempo y forma, mas nunca se muestran los resultados a corto o largo plazo o se le da seguimiento ni extensión.
· Eventos Institucionales en los que la “entrada” es gratuita, y adentro todo se vende a precios excesivos. (entrada entrecomillado porque hablamos de parques públicos) Cuando el evento resulta una kermess escolar más que una muestra de la actividad cultural. O la incapacidad de las instituciones para abrir los eventos a todo el público, porque requieren más de imagen que de asistencia. La difusión para estos eventos no existe como tal con antelación, se sabe de ellos el día mismo, y varios días después, ¿la intención? Que no asistan indeseables, solo invitados especiales. Cuando se contratan artistas extranjeros por cantidades indecibles, se cobran las entradas y asiste la gente que quiere presumir de poder pagar, no porque sean realmente aficionados al artista o artistas en cuestión. Resulta triste ver que ese dinero pudo haber pagado la presentación de nacionales con talento y que ellos mismos pagaron tuvieron que pagar su entrada.
· Difusión. Llámese mantas gigantes, carpas con logotipos, basura promocional en las calles, perifoneo innecesario, el uso de jóvenes en servicio social (uso, en término usar) La sobrecreencia de que las redes sociales son suficientes para promover eventos interesantes, importantes y de gran relevancia deja el evento del artista colgado de una red, literalmente. El artista no puede confiar en la difusión de las instituciones porque éstas no hacen el trabajo que deben hacer. Sabiendo que es el Artista quien da valor al trabajo de las instituciones culturales, no al contrario.
· Remodelaciones y mejoramientos. En donde el dinero del presupuesto corre como rio sin cause. Haciendo cambios solo por el gusto del servidor encargado, porque le gusta blanco, porque le gusta negro, porque no le gusta lo que hizo el anterior. Porque la afición del encargado en turno es el piano habrá que llenar de pianos aun cuando no haya pianistas. O cambiar y deshacer espacios destinados a usos múltiples y convertirlos en un espacio especifico para una sola disciplina. No les han hecho saber a los “servidores” que son encargados solamente, no dueños del puesto que se les asignó.
Gran parte del presupuesto destinado a la cultura, deberá ir a los ARTISTAS que son quienes hacen que la cultura exista en la comunidad. Pagar sus presentaciones, sus aportaciones a la sociedad, su trabajo continuo. Remunerar el esfuerzo que entregan con sus creaciones y el beneficio que constantemente aportan a la sociedad.

El dinero no debe ser de la Institución, debe ser de y para los Artistas porque todos ellos tienen mayor compromiso con ellos mismos y con la comunidad. Y todo esto sin fotos, sin mantas, sin presumir.
Las instituciones de Cultura, no acaban de darle forma a sus sillas, no terminan de acomodarse al nuevo sistema que en realidad es lo mismo solo que al revés y con más papeles. Y al revés se encuentran todos y todos. Los artistas tratamos de adaptarnos a sus cambios y lo hacemos de forma rápida y aceptamos a veces, inconvenientes. Terminamos sintiendo que pedimos limosna, que tenemos la obligación de hacerle un favor a la institución y casi rendidos, seguimos sin cobrar porque queremos creer que en verdad, no hay presupuesto. Cuando no se habla es porque son amigos de esos que dirigen, y mientras uno no habla por esa razón, muchos, que no son amigos de nadie, son los que se quedan en aire y quizá sean mucho más talentosos que los demás.
¿En qué está gastando IMAC? ¿En qué está gastando ICBC? ¿Cuántos artistas quedaremos fuera de funciones en ésta administración, por gusto o por disgusto, por decepción o desesperanza, por frustración o por enojo? Luego no digan que los mexicanos que triunfan en el extranjero triunfaron porque son Mexicanos. Luego no digan que los artistas urbanos solo pintan guerras y enfados. Luego no pregunten por qué los cantantes mexicanos quieren cantar en inglés. Luego no digan que los actores triunfan en Broadway porque se entrenaron en México. Luego no le aplaudan al mexicano cuando sea parte del Ballet más importante del mundo porque es mexicano. Luego no se quejen cuando alguien publique, porque si hacen enojar a los escritores esos sí, lo dirán todo.
Quien cultiva al país, no son las Instituciones, son los Artistas, la gente con sentido de la cultura, los lectores, los filósofos, la gente. Sin gente, simplemente las instituciones no funcionan por mucho dinero que tengan. Y el artista sigue funcionando sin las instituciones y sin dinero.

Lusa Ruiz 2014

Cultura vs Arte

Al decir Cultura, se asoma un silencio repetitivo de un solo rostro. Oquedad, gente que hace cosas raras, personas que no se arreglan, gente floja. Espacios disfrazados de falsa elegancia, opulencia y más silencios. Decir cultura cuántas veces significa aburrición, rostros fingiendo interés.
En general, cultura es absolutamente todo, con todas sus ramificaciones, cultura es cultivarse, aprender, pensar, actuar congruente, compartir y eso es toda forma de ser cultos. No solo son libros y museos, pinturas y esculturas. Es la educación que se tenga de cada cosa que haga funcionar, o no, a la sociedad.
La cultura del ahorro monetario, de energéticos, de agua. Cultura de la disposición y deshecho de la basura, cultura vial, cultura del comportamiento correcto, cultura de la estabilidad emocional, cultura del deporte…
Así como cínico (kinico=perro callejero)se convirtió en un insulto y la rebeldía en una transposición de ideales, pinche ya no es el ayudante del cocinero, el pendejo no es más un vello púbico y cabrón hace mucho dejó de ser el macho de la cabra.
Así el árbol de la cultura perdió en algún momento todas sus ramas dando paso a un solo, gris y triste tronco seco. Cultura ya no es todo, ya es una parte sola de la que se desprende tímida la locura real, la soledad, el cinismo, la rebeldía y hasta la apatía. Ahí existen los artistas, los que simplemente saben hacer lo que otros no pueden. Porque pueden hacer lo que el resto del mundo hace, y el resto del mundo no sabe hacer lo que hacen ellos. Se llama Arte, Artes todas ellas.
Cultura como tal, es pobremente la millonaria estatua de instituciones perversas y pervertidas.
El artista quiere público para compartir, vender su obra, recibir un aplauso para luego, entregarlo a su muy personal amiga soledad. Quiere público para que atestigüe su paso por el mundo. Quiere público para sembrarle las ganas de descubrir sus talentos.
La cultura como abuso, en cambio, quiere público para sacar un millón de fotografías y publicar una sola como evidencia y así poder pedir más dinero porque ya no le alcanzó para comprar más sillas, panecillos del día anterior y vino de cinco pesos para los invitados. La cultura institucional es un despojo de toda aquella capacidad de crear y el artista necesita vivir bajo esa sombra para hacer uso del presupuesto, aunque solo le paguen el boleto de avión, un reintegro y el papel que se llama reconocimiento.
Creer que asistir al teatro a ver la obra de moda los hace cultos, pensar que por haber asistido al museo a lucir sus trapos nuevos los hace importantes. Pensar que por haber traído a un gran artista después de cien años los hace grandes, eso solo los ratifica como mundanos comunes y corrientes, más corrientes que comunes.
Aquí con trapitos lindos, fachas muy al gusto, palabras irreverentes vestidas de tenis desgastados, canciones montadas en un par de huaraches, libros abrazados de cabellos revueltos. Los artistas, malos o buenos, no son lo que la sociedad en general acostumbra a ver, los artistas son lo que todo mundo debiera ser de vez en cuando.
¿Y la cultura? Después de esa estatua con baño de oro, es toda forma de buen comportamiento para que una sociedad funcione en paz, cosa que hace mucha más falta que un presupuesto millonario en beneficio de unos cuantos y que al final nada enseña.
Las grandes dependencias culturales, tienen también a sus hijitos no deseados, a ellos los tiene arrinconados suplicando a veces por una escoba nueva porque le exigieron limpiar su área con la escoba vieja. Estos hijos padecen tanto o más que los artistas.
Que sea Arte en todas sus expresiones entonces, la palabra que se utilice para definir la locura de los que se atreven a ser diferentes. Si se camina por la vía del arte, probablemente se vuelva a poblar el Gran Árbol de la cultura con todas sus ramificaciones.
Si la institución convoca al evento, no pagues nunca y no te comas el pan, ni te tomes el vino, asiste y escóndete de la foto.
Si un artista llama y te cobra, asiste y paga, verás cuánto vale su trabajo, no cuánto cuesta la entrada o su obra.
Quienes están dentro de las grandes estatuas de piedra llamadas culturales, no entenderán ni una palabra, lo bueno es que esto no está escrito para ellos.
Lo demás, es cosa de cada uno, que cada quien se cultive como le dé la gana siempre y cuando sepa que auténticamente está siendo feliz. L.Ruiz 2015

Muy personal

Al Maestro Eraclio Zepeda como siempre es un placer enorme escucharle. Por la bella dedicatoria en Viento del Siglo, por los cuentos, por los recuerdos que en la persona de él, aparece mi papá. Puedo contar entre muchas otras anécdotas, cuando escuchaba a mi padre platicar de la UMLA, sus amigos y compañeros. Él supo, tiempo después de Eraclio como activista, y dijo una vez “Este Laco un día va a escribir lo que está haciendo” Aquí y para mi padre Arnoldo Ruiz, tengo los libros que escribió de lo que andaba haciendo. Yo los leo por él y los disfruto míos. Seguir la historia de la gente que vive para contarla y complacer a quienes ya no están, ese regalo que se atraviesa en las rutinas y que las hacen grandes. L.Ruiz 2015

Niños pensantes

En el foro de análisis “El derecho de los niños” que presentó Comunicadores de Baja California A.C. ayer en el Cecut. Los expositores fueron niños que demandaron sus derechos, recordaron sus obligaciones, y sobretodo precisaron de profesional forma su visión única del mundo que los rodea, una de las expresiones que sonó fuerte: “Los niños siempre tenemos un lugar -para la foto- después, ya en la realidad no lo tenemos” Habló de los niños indígenas, les habló a ellos. Diciéndoles que “habiendo sido gigantes, los empequeñeció la sociedad” Interesante escuchar a los niños cuando antes, los enseñaron a pensar y a pensar bien. Un aplauso a ellos y a quienes los educan. L.Ruiz 2015

Libros

A mí sí me gusta sentarme al frente en las presentaciones literarias que me interesan. Me gusta ver, escuchar y sentir de cerca las voces y lecturas, ver las manos que escribieron la historia y ahora la sostienen en un libro. Estuve en el Cubo del Cecut para presenciar lo que tenían que decir acerca de Viento del Siglo de Eraclio Zepeda en compañía de Elva Macías. Había mucha gente, como siempre esparcida por toda la sala, huecos de sillas vacías en medio, me resulta incómodo incomodar a las personas y atravesarme para ocupar mi asiento. No sé por qué carajos no se sientan en orden, pensando que otros llegarán después, al menos evitarían que les pisaran los callos. En fin, mis ojos se ubicaron en las filas vacías de adelante, estaba iniciando la presentación, a punto de sentarme veo que todas las sillas tenían un papel de “reservado” . Uno tiene que respetar pues, y me fui a sentar atrás.
Qué tan importante será la gente de los reservados que pasan veinte minutos y no llegan. Un hombre derechito como soldado a un lado del público parece buscar a alguien, me distrae. Desde mi lugar podía ver bien, escuchar bien, hasta que el derechito se cansó y se sentó justo delante de mí, ahora solo puedo ver su cabeza. Y los reservados nunca se ocuparon. Buena idea eso de reservar para nadie. L.Ruiz 2015

Transporte público

La mayoría de las veces disfruto el paseo en el transporte público, aunque sea difícil de creer, los taxis y camiones, con todas sus fallas encima, siempre están a tiempo y uno puede llegar puntual. Y como alguien maneja por mí y me deja donde quiero, me dedico a observar lo que pasa. Hoy subí a un camión, lo primero que escucho es la risita de una bebé, cuando me vio agitó su manita emocionada, le dije ¡Hola! -Como si la hubiera estado esperando –dijo su Mamá-
Seguí hacia el fondo del camión buscando lugar, una señora le dijo a su hijo que me dejara su asiento -pero si ella no está viejita- contestó. Gracias –dije- y yo que pensé ésta mañana que sí…
Este par de sonrisas, eran solo para aminorar el viaje que seguía. Horrible camión, los asientos diminutos, inclinados hacia abajo, imposible no resbalar y en el intento por no caer sentados en el suelo, todos llevábamos los pies en puntas y las manos en el asiento de adelante. Todos haciendo el mismo equilibrio mientras que los frenos del camión, recién ajustados -quiero creer- porque el hombre al volante lo pisaba cada cinco segundos. Estuve a punto de sentirme enojada cuando, la siguiente frenada nos echó a todos al frente, vi las cabezas, todas en perfecta sincronía, no podía ser de otra forma, empecé a reir tratando de no explotar la carcajada. Siguiente frenada y otra y otra y todos al ritmo, atrás-adelante, atrás-adelante. Un pasajero sí perdió la calma y gritó –¡Ora, no traes bueyes! El chofer buscó en el espejo retrovisor a quien había gritado, el compañero de asiento de quien gritó dijo –Pos quien sabe compadre, mejor ni diga- Entonces entre las risas de todos y el continuo baile de cabezas me di cuenta que mi bajada era tres cuadras antes. Hoy como siempre y sin prisa, con tres cuadras de más, de todas formas llegué a tiempo. L.Ruiz 2015.

« Older entries

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 34 seguidores