Sin prisa


Vuelven los 19 días y las quinientas noches de Sabina. Ese Sabina sí que sabía eso de querer mucho en poquito tiempo. Si pasaron por su vida amores fugaces de 19 días, sabía muy bien que no sería el único ni las únicas.

Voy en quinto día de la quincuagésima vez y contando…confieso que los 19 días de mis muchas veces, no han sido tan difíciles como cada una de las quinientas noches que aún no terminan, se han acumulado.

Aun cuando el recuerdo de día desaparece, las sombras de la noche se escurren en los sueños, esas sombras que hablan, que susurran improperios, tocan lugares que despiertan con un soplido. Esas sombras son todas, esos amores que cumplieron su tiempo de día y vuelven cuando les da la gana solo para despertar las ganas y dejar incendiado el recuerdo, huyen después porque le temen a la luz y su tiempo de día ya terminó.

L.Ruiz 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: