Ranas


Se estampa una palabra rara en el cristal de agua perniciosa y las ranas no tienen un salto más. Cuando la lluvia de dientes de goma se esfuerza por ahogar las letras, es entonces que las hojas de papel cortado destrozan la idea de rendirse ante un portal desierto y,…

Ningún desierto existe ahora que los entes difusos de piernas largas se entorpecen en el espacio unos a otros, porque las señales invisibles del mundo los hacen sordos y mudos y ciegos.

Cada una de las arenas de un desértico espacio se ha transformado en clicks, zumbidos y pulsaciones. Esa palabra rara estampada en el cristal es eso que hoy, puede ser el peor de los tiempos y que serán por cierto, el mejor de los tiempos cuando el agua y las ranas no tengan más mundo que respirar.

L.Ruiz 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: