Despertar durmiendo


Se acabó el viento persistente de luces y blancos contornos, se desvanece el aroma de verano en primavera y poco a poco la luna sonríe en la altura del hemisferio vecino. Se acaba la nochecita de tonos en mil cumbres y se apaga el farol de la quieta morada. El verdor del campo se recuesta en un resquicio del tiempo, la triste sombra del vagabundo busca el veril de su descanso. La noche, acurruca los pensamientos de azúcar y acaricia los perpetuos deseos de ensoñación diaria. Buenas noches –besa la luna- que mañana, la promesa vieja cobrará vida y sorprenderá el existir de los ojos brillantes. L.Ruiz 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: