Entre querer morir y vivir mil veces


Cuando yo muera, que no haya una tumba para yacer, que mis cenizas vayan al mar, al aire, a la libertad. Que no se llore mi partida, que se goce mi adiós,
Es solo otra etapa, otro tiempo, otra vida, siempre lo quise, siempre lo deseé
Porque tuve la oportunidad de caminar, de dejar huellas

La vida me dio momentos y tiempos duros, difíciles, me puso caminos en diferentes direcciones, me dio penas, sinsabores, dolores, rechazos, oscuridad,
Puso muchas lágrimas en mis ojos, dolor en mi corazón, en mi cuerpo y en mi piel. Y así siguió dándome la oportunidad de secar mis lágrimas, de voltear a la luz. Me puso a prueba muchas veces.

Me dio una familia que dejé ir, que me dejó ir, que me defraudó, a quien defraudé gente de quien no escuché nunca un perdón, un te quiero.
Rechazos que acepté sin entender, reproches que guardé conmigo para siempre, palabras que retumbaron en mi mente y que hicieron a mi alma llorar.
Quise morir otra vez, quise morir mil veces, pero Dios me dijo: vive otra vez, vive mil veces.

Me quitó pilares importantes en mi vida a los que nunca supe decir adiós.
A quienes siempre lloré, en quienes siempre me apoyé, quise morir con ellos, quise morir otra vez. Pero la vida me exigía: vive, vive otra vez.

Mi camino tuvo mucho de todo, gente buena, mala, amor y desamor, búsquedas y pérdidas.
Siempre quise huir, siempre quise morir, siempre quise no existir. Pero la amargura nunca se apoderó de mí, lo peor que tuve y que encontré en mi camino solo pasó, no lo hice mío. Mi vida fue muy rica y estuve siempre orgullosa de ella, siempre a pesar de todo.

No todos tomamos cada camino, ni abrimos todas las puertas, yo supe abrir todas y cada una de ellas y tomé cada camino sin atajos,
Quizá digan que de bienes materiales no tengo nada, y por eso podría ser juzgada como un fracaso, que nunca acumulé bienes para heredar
La riqueza, la economía, las finanzas, nunca han sido mi mejor triunfo aunque lo intenté, nunca han sido mi mayor meta, nunca mi ambición.

Entre querer morir y seguir viviendo entendí y adopté para mí lo más simple,
lo más bello, lo mejor. Qué bien que no morí cuando quise, habría dejado solo unos cuantos años de vida sin huella, sin historia, sin orgullo

Que bien que la vida me dijo: Vive mil veces, porque mil veces viví.
Deje morir momentos, etapas, ciclos, gente, lugares,
Y viví otra vez. La vida siempre tuvo razón:
Pedí morir mil veces y mil veces me permitió vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: