Psicólogo de café


“Camila” (12 años): Luisa, ¿cuál color de blusa me pongo?
Las dos me gustan ¿A dónde vas?
Al Starbucks
Me gusta la azul ¿de café con tus amigas? Vayan al parque
No, tengo cita con mi psicólogo
¿Psicólogo en un café? (pregunto también a su Mamá y ella asiente con gesto de desaprobación)
Es su oficina
¿De dónde sacaste un psicólogo que te atienda en un café?
El Colegio lo recomienda
¿El Colegio? Y ¿por qué tienes que ver a un psicólogo?
No sé, dice la maestra que necesito terapia
Tú eres una niña muy atenta y aplicada desde que te conozco
Sí, siempre tengo dieces en todo, solo en conducta tengo 8 y dice la maestra que por eso necesito terapia
Y ¿el psicólogo qué te dice?
Que me ponga a dieta
¿Qué? Camila no seas mentirosa, ¡cómo crees!
¡De verdad! me dice que tengo que hacer dieta, que porque las endorfinas y esas cosas, además sí estoy un poquito gorda.
¿Y a ti te preocupa que estés un poquito gorda?
No, pero el psicólogo dice que es importante, pero solo dice que es por eso de las hormonas y que si hago dieta no voy a estar inquieta en clase. Y que voy a ser más paciente.
Camila, tienes 12 años, ¿te acuerdas que cuando estabas en la clase de natación estabas muy contenta? Eso es lo que necesitas, jugar más, andar en tu bicicleta, brincar la cuerda, correr en el parque cerca de tu casa, treparte al árbol, caminar con tu perro.
Pues ya le dije al psicólogo pero en la escuela me dijeron que tengo que ir porque si no me da un certificado de aprobación no me van a aceptar el siguiente año.
¡Qué locura! Camila, hay algo en la vida que es muy importante y se llama ética, eso de ir a una cita en un café con un señor que toma café en un lugar social, no es ética.
Su Mamá interviene: Dicen en el colegio que ahí es donde la puede atender y que es obligatorio que cumpla con su terapia, hasta que el señor entregue un certificado a la dirección.

(Así se platica con esta preadolescente, la conozco desde que tenía 3 añitos tiene un vocabulario muy completo, lee todo el tiempo. Ha ido conmigo a la Feria del Libro, le gusta acompañarme a las presentaciones. Ella analiza, razona, lo pregunta todo y los adultos en su entorno no tienen todas las respuestas)

Veo a la chiquilla de la mano de su Mamá con rumbo al Starbucks, me quedo pensando si no es que acabo de imaginarme tal absurdo o es la realidad de estos tiempos.

No veo la ética ni la lógica en ninguno de los casos, ni de la Mamá y la niña, ni del Psicólogo y mucho menos del Colegio que es el que está orquestando toda esta maraña.

¿Desde cuándo es obligatoria la terapia psicológica por parte de los Colegios? ¿Quiénes son ellos para decidir la estabilidad emocional de los niños? Manipulan el pensamiento de los padres, haciéndolos dudar de su capacidad. He visto casos por demás ridículos en niños que no requieren más que disciplina y mucho juego ¿poner a una a dieta? ¿Al psicólogo no le gustan los niños gordos?
En la clase de natación es primero un juego y después siguen jugando, todos aprenden con disciplina y todos han sido grandes alumnos, todos saben nadar todos los estilos y pueden alcanzar un entrenamiento intensivo.
Entre ellos he sabido de padres que viven agobiados porque la psicóloga del colegio (muchachitas en sus veintes) que aseguran que sus hijos están fuera del patrón de la “normalidad” Las jovencitas no tienen ni idea de lo que es ser Mamá o esposa, y las Mamás burras que les hacen caso.
He visto excelentes Mamás y Papás con estupendos hijos y todos han tenido un mal momento con el psicólogo escolar. Los niños además de su nombre y apellido, ya viven con una etiqueta con nombre de síndrome y apellido de enfermedad.
Una vez que el chiquillo decide no obedecer o hablar cuando no tiene permiso no tiene salvación y es enviado a terapia de inmediato, y los papás no pueden decir No tan fácil porque es obligatorio, como el uniforme, si no aceptan, expulsan a los niños.
¡Alguien que salve a los niños!
Papás, si van a obedecer el reglamento de la escuela, al menos impongan al psicólogo que ustedes elijan y el lugar en donde van a atender a sus hijos.
Son esas cosas que uno no puede cambiar. Igual puedo decir, ultimadamente ¡a mi qué me importa!
Solo que son personitas y familias que merecen mi aprecio y muy grande estimación, por eso es que me importa. L.Ruiz 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: