La Belleza que no se ve


Ayer martes 9 de Julio se celebró el segundo Certamen de Belleza en la Penitenciaría La Mesa. Existe un ejército de apoyo detrás de la organización de un evento como este. El Lic. Jorge Razzo, Coordinador de áreas técnicas confía en su gente, la gente confiamos en él y todos juntos nos lanzamos a preparar a las chicas, cada uno somos una pieza importante y son muchas las piezas que se requieren para armar el rompecabezas. La institución apoya, impulsa y fortalece las ideas que lleven a los internos a la reinserción social sana. Este evento tiene detrás una historia, un reto y grandes satisfacciones.

La definición general de un certamen de belleza es frivolidad y superficialidad. Un certamen de belleza en una prisión está muy lejos de eso. Las mujeres que participan no deciden hacerlo porque se saben bonitas y las emociones se suscitan desde que reciben la invitación en su celda y las preguntas entre ellas y a sí mismas corren como agua en un rio revuelto. Las dudas se acumulan y la inseguridad se apodera de ellas.

La confusión llega por entre las rejas y se estaciona en el uniforme gris, sin espejos que reflejen una realidad física, sin armarios para elegir un vestido, sin opciones materiales para decidir. Para un certamen de belleza en una prisión, basta solo creer que se es suficientemente segura para firmar de aceptado. Basta solo creer en el apoyo de las compañeras. Basta solamente creer, sin ver.

Lo que baila, lo que aprende, lo que se prepara,  lo que habla, viste y se maquilla no se llama belleza física, se llama Seguridad y a eso, nada lo puede opacar.  Se llama Libertad de elegir sin dañar, libertad de elegirse a sí misma como la más bella.

Hace falta el espejo interior, ese que no es fácil de encontrar que a veces está tan empolvado que es imposible percibir reflejo alguno. Ellas concursan compitiendo con ellas mismas, rompiendo patrones de pensamiento, rescatando verdades, deshaciéndose de palabras que las han lastimado por años y desenterrando su autoestima desde el fondo de su propia libertad de ser.

Es imposible saber el proceso de cada una si no se ha vivido paso a paso cada día junto a ellas, verlo y caminar con ellas es cuando la magnitud de cada belleza se asoma para quedarse en el corazón, aun después de terminado el concurso. Las ganadoras son todas y ellas lo saben, la corona es de una y tampoco la conserva, solo sabe que la usó un momento. Todas tienen ya su corona invisible de Bellezas y la llevarán en alto por siempre.

Veo con el corazón a las mujeres en prisión, a las casi niñas en la cárcel y me impresiona de buena gana la grandeza del ser humano, la capacidad tan imponente que se posee y que tantas veces, solo se descubre cuando se ha caído. Quien no se tropieza y cae, no sabe lo que duelen las rodillas raspadas, menos sabe lo que tarda en curar la herida  y todavía menos, sabe lo que es aprender a caminar de nuevo.

Y lloro cuando la alegría de “mis niñas” me baña el corazón. Verlas bailar y caminar por una pasarela que para ellas es la mejor del mundo, usar un vestido que les prestaron y subirse a unos tacones después de tanto tiempo, la maravilla del ser humano que a veces, como semilla fértil tiene que caer a tierra para echar fruto y ellas, ellas fueron  las semillas que volaron sin rumbo por las calles hasta que cayeron en la tierra firme que se llama cárcel, la única tierra que puede hacerlas florecer. Y hoy, vimos el fruto y la flor de su alma, su emoción y su volver a ser y ser cada día más grandes.

Lo que sea que a mí me impulse a seguir con y para ellas es una gran misión humana y para que ello suceda, agradezco siempre el apoyo y la confianza de todos en el Sistema Penitenciario Estatal, que gran cosa esta que hace unos años pude haber escrito dos nombres agradeciendo, ahora no podría hacer la lista porque se me acaba el espacio. Ellos lo saben y saben que cuentan conmigo todo el tiempo.

Todas ellas, las que concursan y las que escuchan. Las que aprenden y crecen. Las calladitas y atentas, todas, muy orgullosa de saber que pertenezco a un tramo de sus caminos, seguimos mientras tengamos la oportunidad de acompañarnos.

Luisa Ruiz. Escritora.Tallerista. Ce.Re.So Tijuana 2015Nuestra Belleza Interna 2015

Anuncios

1 comentario

  1. 10/06/2015 a 3:27 PM

    Me encanto poder compartir la grata experiencia del Certamen de Belleza, ya que ayuda a las mujeres a empoderse y les da la oportunidad de sacar esa fuerza interior que necesitan para darse cuenta que la vida sigue y que tienen la capacidad de salir triunfantes!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: