Artículo Ruiz Healy Times

Me ‘encanta’ el Chapo

Este personaje se ríe de todos, aguanta todo, planea perfectamente y se sigue burlando sin miedo ni temor a nada ni a nadie. Y debió haberle encantado al personal del Altiplano, igual que lo hicieron los de Puente Grande.

(Ya me agaché por aquello de las pedradas y las escupideras)

El Chapo opaca cualquier noticia a nivel mundial. Provoca –a escondidas- una sonrisa de quien se entera que de nuevo se escapó y los medios escaparon también de su día de descanso para cubrir la noticia como reporte “de última hora” en domingo. Todos dicen lo mismo, hacen el mismo recuento, la misma reseña.

El hombre de los túneles se ha escapado de nuevo, ¿por dónde? ¡Por un túnel por supuesto! Quién como él ha vivido tanto en una sola vida. Excesos y limitaciones. Lujos y carencias. Encierros y libertades, libertades encerradas, encierros en libertad. Quién como él con el poder de liderazgo, convencimiento, autoridad, determinación. Quién como él con los altos grados de inteligencia, paciencia, tolerancia, creatividad, audacia y planeación. Comerciante –se llama a sí mismo-

Independientemente de lo que ha hecho, lo que hace, lo que planea y su modo de vida. Este hombre no puede ser calificado de ninguna manera como tonto (pendejo). Es más, si le propusieran la Presidencia de la República, en una carcajada diría No, gracias, ese es un puesto para idiotas.

Se le ‘alaba’ con disfraz de noticia nacional. En cada nota se recuerda su ‘impresionante curriculum’ eso es lo que hace que muchos jóvenes dirijan su mirada hacia esas chambas. No ven el daño que causa el narcotráfico, ven la potencia con que dirigen y el arrojo con que actúan. No sé quién provoque más atracción de los jóvenes hacia el narcotráfico, si los medios o la necesidad.

Ha hecho enojar (encabronar) al presidente peña, por dos razones, porque se escapó y porque lo ha obligado a regresar de Francia. Ahí viene de regreso, ojalá regresara con toda la comitiva de lambiscones.

Me encanta el Chapo dije, porque es el único tipo que hace que las miradas volteen hacia él sin que el vea a nadie. Es la muestra de que cuando se quiere se puede, no importa cómo ni para qué.

Ese Chapo que ahora estará ya, preparando su próximo túnel, mientras muchos están enojados por la burla y la impotencia. Porque quizá le envidian el poder que ‘otros’ jamás han tenido.

Cuidar a sus hijos, a su familia, mantener las drogas lejos de los niños. Que no haya demanda de drogas es el remedio perfecto para que el llamado ‘drug lord’ se pierda en su propio túnel. Y para que no acabe por encantarnos a todos que uno solo se apodere de toda una nación que parece de caricatura en donde el protagonista sea Joaquín Guzmán Loera y sea el único de carne y hueso, los demás puros monigotes. L.Ruiz 2015